Cómo crear personajes que enganchen a tu lector

La trama, el ritmo, el misterio… existen muchas variables que pueden volver a una historia más o menos interesante. Sin embargo, hay pocas que puedentener un efecto tan duradero y profundo en tus lectores como crear buenos personajes.

No nos engañemos.

Si mi generación se tragó las nueve temporadas de Cómo conocí a vuestra madre e hizo arder Internet cuando se emitió el último capítulo, no es solo porque tuviésemos demasiado tiempo libre, sino porque sentíamos aprecio por sus protagonistas.

Y eso es precisamente lo que define a un buen personaje: que es capaz de despertar emociones en tu lector.

¿Cuál o cuáles?

Pues eso depende de tu objetivo y del tipo de personaje del que estemos hablando. Un personaje secundario, por razones obvias, nunca va a ser tan profundo como el principal.

De eso, no obstante, hablo en esta otra entrada. En esta creo que lo mejor es centrarse en lo básico: en cómo crear personajes que sean intersantes y creíbles.

Cómo crear personajes que enganchen a tu lector

Uno de los primeros pasos antes de sentarte escribir, en la etapa de planificación, sería esbozar los personajes que van a poblar tu historia. Esto es importante, porque a menudo, la personalidad que le des a tu protagonista y a los personajes a su alrededor puede obligarnos a cambiar de planes.

Y hay pocas cosas que fastidien más que tener que cambiar la quinta parte de tu novela, porque tu personaje no es como habías planificado.

A veces estas cosas pasan. A mí, a veces, me sorprende la libertad de mis personajes, pese a que solo existen en mi propia cabeza. Y, cuando uno decide hacer algo inesperado, no me queda otra que ponerme a reescribir.

Ahora bien, ¿me gusta hacerlo? No demasiado. Es probable que a ti tampoco. Por eso creo que es importante tomar notas y realizar una pequeña planificación. De este modo, el proceso de escritura y de revisión de tu historia será más sencillo.

Si no sabes muy bien cómo estructurarlo, te recomiendo que visites esta entrada. Allí te doy una propuesta de ficha de personaje. ¿Es la mejor? Pues no sabría qué decirte. Pero es la que utilizo y a mí me sirve.

Desde mi punto de vista, existen tres pilares imprescindibles que debes tener en cuenta al crear personajes. Son un trasfondo, un conflicto y un objetivo. Con eso y una breve descripción física, tendrías más que de sobra para crear tu propia ficha.

A continuación te hablo un poco sobre cada uno de ellos.

Obtén sin coste mi plantilla de ficha de personaje para Word y Writer y otros recursos para planificar tu novela

Los tres elementos clave para crear personajes memorales

El trasfondo del personaje

Rara vez vas a contar la vida entera de tus personajes. Eso, no obstante, no significa que tú no debas crear un breve resumen de cómo fue su vida antes del principio de la historia. 

Uno de los motivos es que la infancia y la adolescencia son muy importantes a la hora de construir la personalidad de la gente y, por tanto, saber cómo fue la suya puede ayudarte a saber cómo es, qué le preocupa o cuáles son sus objetivos.

Un personaje que ha crecido sobreprotegido por sus padres y hermanos, podría tener problemas de ansiedad o dificultades para socializar fuera de su zona de comfort, como le pasa a Albert, uno de los protagonista de Imperios en papel.

En cambio, uno que haya crecido en una familia desestructurada podría ser más independiente, pero intentar enfrentarse a todo solo y tener dificultades para dejarse ayudar por otros, por darte el ejemplo opuesto.

Si quieres saber más sobre cómo elaborar trasfondos al crear personajes, te recomiendo que visites esta entrada.

El conflicto

Al igual que en el trasfondo, también he creado una entrada en exclusiva al conflicto. En ella distingo entre conflicto interno y externo, te lo desgloso en varias subtipos y te doy ejemplos sobre cada uno de ellos.

Para esta entrada voy a centrarme solo en el conflicto interno. Ya que es el más importante cuando estás planificando y creando tus personajes. Suele estar muy relacionado con el trasfondo. Se trata, en pocas palabras, de un defecto o un trauma que le impide ser feliz.

Es posible que no sepa que ese conflicto existe al principio de la historia. Al fin y al cabo, no siempre nos conocemos a nosotros mismos tan bien como pensamos.

Si bien no es necesario que todos los personajes tengan un conflicto interno, mi recomendación es que al menos los protagonistas tengan uno. Por norma general, esto facilita que tu lector empatice con tus personajes y comparta sus emociones.

Por este motivo, suele ser buena idea buscar conflictos internos próximos a los problemas de tu público objetivo. ¿Y cómo saber cuáles son esos? Pues escuchando, sobre todo. Pero también puedes ver qué libros tienen más éxito dentro del género que escribes.

Si consigues crear personajes que se ajusten al tipo de problemas de tu audiencia, te será mucho más sencillo conectar con ellos.

Deseos y aspiraciones

La realidad es que todos tenemos sueños, aspiraciones, cosas que queremos hacer en la vida. Si estás aquí, igual es porque quieres ser escritor, digo yo.  De modo que, para favorecer esta ilusión de realidad, darle deseos propios a tus personajes suele ser muy efectivo.

Al igual que con el conflicto interno, asignar deseos y aspiraciones cercanas a tu lector al crear tus personajes puede ser muy eficaz.

En Guardianes de la Ciudadela, el sueño de Axlin es visitar tierras lejanas y crear un bestiario con información sobre los monstruos que asolan su mundo. Esto, además de fundamentarse en algo tan universal y básico en el ser humano como la curiosidad, le da a la protagonista un objetivo tangible. Y te indica, de algún modo, en qué dirección va a avanzar la historia.

En obras que tengan una duración limitada, como un cuento o una novela corta, este apartado podría dejarse a un lado, pero conforme va aumentando la duración de la obra, dar al protagonista (y a los personajes más cercanos a este) un objetivo tangible puede ser positivo tanto para ti a la hora de escribir como para la audiencia.

Es interesante cómo, en ciertas historias, las aspiraciones del protagonista se cumplen mucho antes del final de la novela. En El lobo de Wall Street, por ejemplo, el protagonista se vuelve multimillonario a mitad de película. El objetivo de esta cinta, más que mostrar su ascenso, es desglosar las consecuencias que su nueva situación tiene en él y las personas a su alrededor.

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on tumblr
Share on email
guest
2 Commentarios
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Jose

Definitivamente quiero agradecerte por este blog, siempre quise probar con escribir algo, es un tema que me apasiona y tengo pendiente, busqué mucho por internet sin encontrar nada tan bien explicado como todos tus post. Termino de leer uno y ya quiero comenzar con el siguiente pues me emociona tener todo tan claro para comenzar a escribir después de aprender lo que explicas. Sin duda alguna esta web tiene la mejor información y la más clara y concisa sobre lo que debemos hacer los que queremos escribir. Mis más sinceras felicitaciones por el blog y desde ya paso a ser mi favorito. Saludos. Estoy muy emocionado después de leer varias de tus entradas y ya quiero aventurarme en el mundo de la escritura.

Descarga mi ficha de personaje y otros recursos para planificar tu próxima novela

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

  • Responsable: RAÚL ALCANTARILLA CHIVATO
  • Finalidad: Gestionar y enviar información de boletines y promociones por email.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
  • Derechos: Puedes ejercitar tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás legalmente establecidos a través del email raul.alcantarilla@comoescribirjuvenil.com.
  • Información adicional: Consulta información detallada sobre protección de datos aquí.