Mi nombre es Raúl Alcantarilla

y creo que soy el peor estudiante del mundo

Un jovenzuelo barbudo moderadamente atractivo con una chaqueta de cuero pensando en sus cosas

Y no es algo que te esté contando para quedar bien. Siempre me he considerado una persona inteligente, de esos que sacan buenas notas sin gran esfuerzo y resultan repelentes a sus compañeros de clase por ello.

Pese a esa facilidad para aprobar, no obstante, mi vida académica post-bachillerato ha sido un auténtico desastre. De los dieciocho a los veinte años, estuve estudiando Periodismo, pero me la dejé porque “no era lo mío”. Y un año después entré en Traducción e Interpretación de Alemán.

Esa vez me obcequé con sacármela, lo cual me hizo perder cinco años de mi vida y un montón de horas en un Trabajo de Fin de Grado que no he entregado, pese a tener todas las demás asignaturas aprobadas.

Y no echo la culpa de haber tirado estos siete años de mi vida a nadie salvo a mí mismo. Lo cierto es que, muchos de mis errores han sido el resultado de crearme una expectativas que no se ajustaban con la realidad.

Cuando entré en Periodismo, creí que me ayudaría a ser mejor escritor. Descubrí que escribir era algo así como el 5% de lo que iba a hacer en esa carrera y, poco a poco, fui perdiendo la ilusión por seguir.

Algo parecido me pasó con Traducción e Interpretación. Dije “bueno, igual puedo traducir libros, ¿no?”, y entonces descubrí que probablemente haya menos personas viviendo de la traducción literaria que escribiendo sus propios libros. Aún así, tiré para delante como bien pude, con la esperanza de terminar y poder dejar esa etapa de mi vida atrás.

Pero entonces llegó el COVID y, por ahorrarme los disgustos que este curso está dando a mis amigos que aún estudian, decidí no matricularme de ese trabajo. Lo que he hecho, en cambio, ha sido centrarme en otras cosas que me interesan más, como la escritura o esta página web.

Como fruto de todas estas horas de escritura, publiqué Max Magnus y el caballero errante en julio de 2020 y, a lo largo de la segunda mitad del año, terminé de escribir dos novelas.

La primera de ella, llamada Imperios en papel, combina mi amor por La historia interminable, la mitología y el Japón feudal. La segunda, titulada Max Magnus y la hermandad de los asesinos, sirve de secuela de la novela corta que publiqué en verano de 2020.

Mi objetivo actual es publicar ambas a lo largo de 2021. Junto a ellas, también me gustaría poner a la venta 50 consejos de escritura y una propuesta inesperada, una recopilación (más pulida y ampliada) de los mejores emails que envié a los suscriptores de Cómo escribir juvenil a lo largo de 2020.

Porque me gusta mucho mandar emails, por si no te habías enterado. Actualmente, tengo dos listas diferentes: una en la que sigo ofreciendo consejos de escritura y, entre otras cosas, ofrezco mi servicio de maquetación para escritores ocupados, y otra para aquellos lectores que quieren escuchar anécdotas estúpidas sobre mi vida o pequeñas reflexiones sobre las cosas que veo o leo.

Primero la subí a Wattpad, Pero me di cuenta de que era un esfuerzo inútil

Si eres escritor, por tanto, te recomiendo que hagas clic en este enlace. Y si, por algún motivo, has llegado aquí para saber más sobre mí y mis libros, te recomiendo que rellenes el formulario que te dejo más abajo.